Battlefield – Jordin Sparks

POR ALE TORRES

Recientemente decidí de nuevo entrar al campo de batalla. Y en esta ocasión el chiste me duró dos semanas. Imaginemos que si mi vida fuera una serie de tv sería solo un capítulo (y como amante de la producción debo decir que eso es mejor así le pagas menos al actor).

Tengo casi 29 años y en 7 años no he tenido una relación estable o duradera. La verdad es que desde mi última relación que duró casi 3 años me ha sido muy difícil abrirme y dejarme llevar por el amor. Tengo que admitir que soy una enamoradiza desde mi nacimiento pero conforme vas creciendo te das cuenta que enamorarse es como entrar en un campo minado donde cualquier movimiento en falso te va a explotar en la cara. 

Esta vez pensaba que iba a ser diferente. Le quise dar la oportunidad a alguien del cual no estaba completamente ciega y enamorada. Abrí mi corazón al tomar la decisión con mi mente y la neta eso me parecía algo muy valiente de mi parte. Esto pensé: “Y si por primera vez le das chance al wey que te quiere, se preocupa y hace todo por ti en lugar de que tu seas la que de todo de sí misma” lo hice y fallé en el intento. 

“I never meant to start a war

You know, I never wanna hurt you

Don’t even know we’re fighting for”

Aquí va mi lección más importante de este capítulo. Está bien arriesgarse y darte cuenta que no era el camino. Estas semanas fueron una inversión de algo más valioso que el dinero, mi tiempo. No me arrepiento de darme esta oportunidad de sentir. 

Desde el día que le dije “Está bien, quiero darme la oportunidad de salir contigo” todo se fue para abajo. Yo me esforzaba por escribirle para vernos y él me contestaba cuando podía, o llegaba tarde, o nunca llegaba. Pero, este juego es de dos y aunque había días en los que ya no sabía no porque estaba peleando lo veo en retrospectiva y fueron las dos semanas que más me marcaron para tomar decisiones en el amor, porque me conocí a mi misma. 

Así que en lugar de hablar de los momentos malos que me hizo vivir, hablaré de lo que aprendí de mi misma: 

  • Me di cuenta que soy una persona muy estratégica y ordenada. Quiero estar preparada para todo así que si me dices que cenemos soy la persona que le gusta preparar una linda mesa para que pases un momento agradable y memorable (aunque compremos pizza).
  • También reconozco que me cuesta un poco ser libre e ir con la corriente. Me desespera la incertidumbre de saber si llegarás o no. Ahora se que es algo que tengo que trabajar para enojarme menos.
  • Y por último, que no solo basta con admirar y querer mucho a esa persona. Para estar en una relación hay muchos otros factores que ayudan a que eso fluya. Si siempre hay una barrera para dejarlo entrar, es que no estás enamorada. 

El amor se construye dia con dia, de eso estoy segura. Pero es importante que el esfuerzo venga de ambos lados. Si sientes que tu eres (de nuevo) la que ofrece de más, HERMANA DATE CUENTA ese no es el lugar en el que debes de estar. 

“Better go and get your armor”

Enamorarse es una guerra constante ya sea contigo mismx o con lo que el mundo espera pero creo que los años nos van ayudando para crear una armadura poderosa ante cualquier nueva aventura. 

El amor es como el coliseo romano. Me imagino esa escena donde vas caminando en ese pasillo oscuro y solo escuchas los ruidos de la arena. Imagina que las personas fueran tus inseguridades y los leones tus más grandes miedos. La verdad es que al irte acercando vas viendo con claridad. Ya sabes cuales son esas inseguridades, son personas igual que tu. Y los leones te das cuenta que no son tan grandes como sonaban en el pasillo. Volteas a verte y tu armadura dorada y hermosa cubre tu cuerpo. Esa la llamo amor propio. 

Con el tiempo he ido construyendo esa armadura. Y no significa que esté creando una barrera al amor si no que ahora voy con más herramientas a la guerra. Si me quiero a mi misma nada me va a asustar, ni la gente ni los leones. Y estaré dispuesta a caminar por ese pasillo una y otra vez. 

“Why we gotta fall for it, now”

Ahora somos dos extraños pero se que en el tiempo que nos permitimos ser amigos y las semanas que nos regalamos siendo más que eso al menos a mi me dejó más oro para mi armadura. Las personas somos energía y cada que conoces a alguien nuevo te llenas de una parte de su luz interior al abrirse a conocerla así que no pienses que el tiempo que inviertes con alguien es desperdiciado. Al contrario, cada persona te deja una lección y él me dejó una muy hermosa. A ya no temerle a abrir mi corazón. 

Espero que este texto haga brillar tu corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s